La importancia actual de las carreras universitarias

Quizás por cuestiones sociales y culturales, en México los padres siempre alientan a sus hijos a estudiar desde que son niños hasta que crecen, maduran y son mayores de edad. Uno de los principales argumentos para ello es que estudiar una licenciatura o ingeniería representa la posibilidad de aspirar a un buen empleo y así poder satisfacer las necesidades básicas de supervivencia y además lograr tener un buen estilo de vida en lo económico, lo social y lo personal.


Sin embargo, muchas veces las estadísticas, las noticias, las experiencias personales y familiares, o bien, el mundo real, parecen indicar que esto no es del todo cierto. Por lo tanto, la pregunta que muchos jóvenes llegan a hacerse es: ¿realmente tienen importancia en el mundo actual las carreras universitarias?

Se debe empezar por decir que estudiar una carrera, ya sea licenciatura o ingeniería, sin lugar a dudas, es una de las decisiones más importantes que cualquier persona puede tomar en su vida. Pero esto implica una responsabilidad y un compromiso, pues para poder iniciar y terminar una carrera se requiere disciplina, convicción, voluntad y hasta sacrificios, razones por las que, probablemente, un gran número de personas abandonan sus estudios profesionales.

Por esta razón, antes de dar respuesta a la pregunta principal, es necesario mencionar que es de suma importancia que una persona que decide estudiar una licenciatura o ingeniería, elija una carrera que le satisfaga intelectualmente, que le guste y además que tenga un buen motivo para entrar a la universidad, un motivo que esté más allá de las posibilidades económicas y laborales a futuro, pues está comprobado que el gusto por hacer algo incrementa en gran medida las probabilidades de éxito.

¿Es importante estudiar una carrera? Sí. Esta es la respuesta directa, pero es necesario ahondar un poco más al respecto y explicar las razones y argumentos más fuertes que sustentan esta respuesta afirmativa.

Control

Las carreras universitarias ofrecen grandes beneficios a quienes las cursan y concluyen satisfactoriamente.

La curiosidad es una cualidad natural en el ser humano, razón por la que todo individuo en algún momento, sobre todo en la niñez y adolescencia, se hace preguntas de todo tipo, muchas de ellas preguntas que solo la ciencia o el conocimiento académico pueden responder. El primer beneficio que una carrera profesional ofrece es la satisfacción intelectual de muchas de las preguntas e inquietudes que una persona puede tener respecto a alguna rama de estudio en particular.

A diferencia de lo que sucede en los niveles básicos de educación, en la universidad el enfoque está especializado y centrado en una sola área de estudio, por lo que la persona, al elegir un campo de estudio, su formación se centra completamente en este, por lo que no tiene que estudiar ciencias o disciplinas que no son de su interés, como sucede en los niveles primaria o secundaria.

Esto es lo que se quiere decir con control: la persona decide qué estudiar, qué aprender y en qué campo especializarse, lo que implica que tiene el control sobre su propio aprendizaje.

Trabajo

Esta es quizás la principal razón por la que se recomienda ampliamente el estudio de una carrera, recomendación que inicia en la familia, por lo general.

A pesar del gran número de testimonios negativos que circulan en la sociedad a través de diferentes medios, lo cierto es que las carreras universitarias siempre implican tener mayores y mejores oportunidades laborales. Haber concluido una carrera es valorado siempre, pues implica constancia, dedicación y compromiso, cualidades que son muy apreciadas en el mundo laboral, sin contar que este nivel de estudios amplía las posibilidades en el mercado.

Sin embargo, es necesario mencionar que es de gran importancia la calidad de los conocimientos adquiridos y su correcta aplicación, pues no basta con tener un título que avale haber estudiado a nivel profesional, es igualmente importante el interés que la persona muestra, pero sobre todo su capacidad, la cual se mide con su desempeño laboral día tras día y no con sus notas académicas.

Experiencia

Este rubro no se refiere a la adquisición de experiencia en un campo específico de las ciencias sociales o naturales, sino a la experiencia de vida.

La gran mayoría de personas afirman que el periodo en la universidad es una de las mejores etapas en la vida de cualquier persona, pues las experiencias que se viven son únicas e irrepetibles, ya que en la universidad se aprende no solo a nivel académico, sino a nivel social y personal, se crea una perspectiva propia, un criterio personal y el individuo logra completar su proceso de desarrollo y madurez personal, moral e intelectual.

La universidad es quizás el lugar donde se hacen los mejores amigos, donde se tienen las mejores experiencias y donde se obtiene el mayor aprendizaje para la vida.

Cultura

Lo cierto es que este beneficio puede ser muy relativo, pues no se requiere ser universitario para presumir un gran bagaje cultural, pero contar únicamente con educación primaria, estadísticamente hablando, ha demostrado que implica contar con una cultura muy pobre y limitada.

Más allá de los conocimientos académicos y científicos que se pueden adquirir en la universidad, lo cierto es que las carreras universitarias ofrecen una gran cantidad de conocimiento de todo tipo y naturaleza, no solo enfocados a un tema específico, sino un conocimiento general. Leer, viajar, visitar, conocer, observar, investigar, todas estas son actividades comunes que un estudiante debe llevar a cabo, actividades que invariablemente lo enriquecen intelectual y culturalmente.

Estos son los cuatro beneficios principales que estudiar una carrera puede ofrecer a cualquier persona. Como se puede ver, las ventajas, razones e implicaciones de ser universitario, tener estudios profesionales y un título que lo avale, no son únicamente académicas y laborales, una carrera ofrece mucho más, ofrece crecimiento, desarrollo y maduración intelectual, moral, cultural, social, ética y personal.

Entonces, ¿tienen verdadera importancia las carreras universitarias en la actualidad? Sí, claro que sí.