Becas para Mestría

Los estudios universitarios son una de las más grandes preocupaciones, intereses y metas para muchos jóvenes y adultos, pues contar con un título universitario representa prestigio, conocimiento, capacidad, constancia y compromiso, cualidades muy apreciadas en el mundo laboral. Contar con un título de posgrado enaltece incluso más estas cualidades y agrega muchas otras, sobre todo la especialización, aplicación y ampliación del conocimiento.


Sin embargo, la oferta pública no es muy amplia y la oferta privada no siempre tiene precios accesibles para todos, razón por la que aquellas instituciones que cuentan con programas de becas para maestrías resultan ser opciones altamente demandadas y accesibles para estudiantes con un nivel académico destacado, pero con recursos económicos insuficientes, ayudando así a completar su proceso de formación profesional y su desarrollo como personas.

Diversos estudios realizados por instituciones educativas y financieras han demostrado que una de las principales causas por las que los jóvenes universitarios titulados no completan sus estudios de posgrado e incluso ni siquiera los inician, es la falta de liquidez, la falta de recursos monetarios para cubrir los costos que un curso de este nivel implica, sobre todo las colegiaturas, que es el mayor gasto.

Una de las opciones a la que muchos estudiantes interesados en cursar una maestría, o que ya lo están haciendo, recurren para solventar los gastos que se generan son los créditos bancarios o de instituciones financieras especializadas que están diseñados de manera específica para los estudiantes universitarios o de nivel posgrado.

No obstante, pese a las facilidades y diversos programas que ofrecen algunas instituciones, lo cierto es que este tipo de financiamiento no es siempre la mejor opción para solventar las necesidades que puede tener una persona que está cursando un programa de posgrado, sobre todo por el hecho que implica una deuda que se debe pagar durante o después de completar este nivel académico, mientras una beca es mucho más funcional ya que permite al alumno estudiar sin necesidad de trabajar o preocuparse por el pago de las colegiaturas, ya sea parcial o totalmente.

Adicional a esto, los mismos estudios mencionados anteriormente también han demostrado que contar con una beca a nivel posgrado garantiza prácticamente al 100% la posibilidad de completar de manera exitosa los estudios de este nivel. Asimismo, otro dato adicional que se obtuvo con estas investigaciones es que los estudiantes que reciben apoyo económico de este tipo tienden a tener un mayor rendimiento académico, pues de esto depende en gran medida conservar e incluso mejorar las condiciones de dicho apoyo.

Esto se refiere, por supuesto, a que según el rendimiento académico es el apoyo económico que se otorga. Así, entre mejor desempeño y mejores notas tenga el alumno, mejores son las condiciones, montos, porcentajes y otras características de las becas para maestrías que ofrecen las diferentes instituciones, en algunos casos siendo tan bueno el rendimiento del estudiante que el apoyo llega a cubrir la totalidad de los gastos que el posgrado implica.

La conclusión que se obtiene de esto es que, sin importar los motivos por los que cualquier persona, joven o madura, decide realizar estudios de posgrado, contar con cualquier tipo de beca constituye un apoyo importante que favorece en gran medida al estudiante de manera que pueda concentrarse en incrementar sus conocimientos y habilidades, especializarse en un área de conocimiento específica y conseguir un desarrollo intelectual, cultural, social y personal completo, integral y que se puede calificar incluso como funcional.

Es cierto que la relación que existe entre un título de posgrado y la aceleración en el crecimiento profesional de la persona no es automático, pues en realidad depende de diversos factores que van más allá de lo académico, pero las estadísticas indican que es mucho más probable lograr crecimiento profesional, laboral y económico cuando se cuenta con un título de posgrado que cuando se cuenta únicamente con un título de licenciatura o ingeniería.

Por otra parte, otras investigaciones también arrojan como resultado principal que el éxito al estudiar un posgrado, y después en el ámbito profesional y laboral, es más probable cuando la motivación de la persona para realizar estudios de este nivel nace de la creencia, convicción, vocación y pasión por la carrera, por el área de conocimiento y por las tareas que implica ser un profesional en determinada área.

Considerando todos estos puntos, es como las becas para maestrías que ofrecen las diferentes instituciones educativas cobran gran importancia, pues se puede resumir de manera contundente que el estudio de un posgrado implica de manera casi automática que el individuo eleva su calidad de la vida humana y su calidad como persona.

Para finalizar, se puede agregar otro dato muy interesante, también obtenido a partir de estudios enfocados al análisis de los posgrados y sus implicaciones, dato que asegura que estudiar es una buena inversión en México, pues una persona con título universitario puede llegar a ganar hasta 74% más que una persona cuyo nivel máximo de estudio es la educación media superior, aunque el porcentaje puede variar de manera considerable dependiendo del área de estudios que se trate y, por supuesto, de la calidad de las habilidades y conocimientos adquiridos y las mismas capacidades individuales de la persona.

Dada la gran importancia que tienen los estudios de posgrado tanto a nivel personal como a nivel social, las instituciones educativas cada vez ofrecen muchas más alternativas y apoyos para sus estudiantes. La Universidad de la Salle Bajío no es la excepción, pues al tratarse de una institución educativa comprometida con la educación y el desarrollo académico de la zona y en general del país, ofrece los mejores programas de apoyo para sus estudiantes de gran rendimiento académico y verdadera necesidad económica.

Los programas de becas para maestrías que ofrece la Universidad de la Salle Bajío son variados, se adaptan a las diferentes necesidades y características de los alumnos y están diseñados especialmente para ampliar el alcance de la oferta educativa de la institución y mejorar su accesibilidad para seguir demostrando que el objetivo principal de esta universidad es contribuir al desarrollo académico del país.