AÑO 6 NO. 24 || 15 . DICIEMBRE . 2015
REVISTA ELECTRÓNICA TRIMESTRAL DE LA FACULTAD DE DERECHO DE LA UNIVERSIDAD DE LA SALLE BAJÍO
Derecho de los contribuyentes para demostrar retorno de mercancías derivado de reglas misceláneas.

Artículo realizado por: Lic. Luz Edelmira Muñoz Herrera
Docente de la facultad de derecho
Universidad de la Salle Bajío A.C.

Imagen tomada de: entornofiscal.wordpress.com



I. CONTENIDO

1.- PRÁCTICA COMERCIAL DE LA INDUSTRIA DE AUTOPARTES.

Actualmente en nuestro país existe un gran auge de la Industria Automotriz, incluyendo el Sector de Auto Partes como el Sector de la Industria Automotriz Terminal, pues cada vez es mayor el número de empresas extranjeras que se instalan en nuestro país, particularmente en el corredor industrial bajío integrado por las ciudades de Celaya, Irapuato, Salamanca, Silao y León, todas pertenecientes al Estado de Guanajuato, generando así muchos nuevos empleos formales, ingresos públicos y una gran derrama económica en el Estado.

Cabe precisar, que el sector de autopartes, en el cual nos enfocaremos, engloba los bienes de consumo final que se utilizan para suministrar a la industria terminal de automóviles (armadoras), así como también se encarga de abastecer el mercado de remplazo o refacciones para automóviles usados.

Durante 2012, de acuerdo a información de la Industria Nacional de Autopartes (INA) y Global Insight, México se ubicó como quinto productor de autopartes a nivel mundial, registrando un récord histórico de producción de 74,795 millones de dólares, lo que representó un incremento de 10.0% respecto al año anterior.1

Ahora bien, es importante mencionar que la mecánica de trabajo de las empresas de la Industria de Auto Partes en gran medida consiste en que su matriz ubicada en el exterior les envía los insumos o materias primas que transformarán, modificarán o maquilarán en México, para luego enajenarlas a la Industria Automotriz Terminal que también se encuentran establecidas en México.

Precisamente por lo anterior, la legislación en materia de comercio exterior, particularmente la Ley Aduanera reconoce el Régimen de Importación Temporal, que es cien por ciento aplicable a la práctica comercial de la Industria Manufacturera, particularmente a la Industria Automotriz, y que consiste en el diferimiento de los impuestos a la importación de materias primas, partes y componentes que se vayan a destinar a integrar mercancías de exportación hasta por dieciocho meses.

Es por ello que las empresas pertenecientes a la Industria de Autopartes realizan la importación temporal de mercancías al amparo de los programas de fomento a la exportación que les ha otorgado la Secretaría de Economía, Programa de Importación Temporal para producir artículos de exportación (PITEX) hasta 2006 e Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (IMMEX) desde 2007 a la actualidad, así como los beneficios contenidos en el Programa de Promoción Sectorial (PROSEC), mercancías que destina a un proceso de transformación o maquila, para luego enajenarlas a la Industria Terminal Automotriz, que es la encargada de retornar al extranjero dichas mercancías al incorporarlas en los automóviles que exporta.

Destacando que las empresas pertenecientes a la Industria Automotriz en México en su mayoría cuentan con capital extranjero de países con los que México tiene celebrado un Tratado de Libre Comercio, motivo por el cual mucha de la mercancía importada temporalmente debe ser considerada como nacional para efectos de dichos Tratados, precisamente por ser originaria de algún país miembro del mismo.

Así las cosas, y en virtud de que los insumos o materias primas importados temporalmente por esta Industria son consideradas como nacionales por ser originarias de un país miembro de un Tratado de Libre Comercio y por tener los beneficios de los Programas de Fomento a la Exportación autorizados por la Secretaría de Economía, dichas empresas han considerado que cumplen con la obligación de retorno de las mercancías con la constancia de exportación correspondiente, comúnmente denominada “constancia de transferencia”, que es un documento en el que se hace constar la materia prima, partes o componentes que se transfieren a la Industria Terminal Automotriz para que sea ella quien las integre a los automóviles que exportará.

Lo anterior, bajo el sustento de los beneficios establecidos en su favor dentro del Reglamento de la Ley Aduanera y de las Reglas Generales en materia de Comercio Exterior, que más adelante detallaremos.

2.- POSTURA DE LAS AUTORIDADES ADUANERAS.

Mediante la reforma del primer párrafo del artículo 112 de Ley Aduanera contenida en el Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 31 de diciembre de 2000 se estableció como nuevo requisito para acreditar el retorno de las mercancías importadas temporalmente la elaboración de un pedimento de exportación a nombre de la empresa que las transfiere, reemplazándose así la figura de las constancias de exportación o constancias de transferencia.

No obstante la reforma antes citada, el contenido del Reglamento de la Ley Aduanera referente a la utilización de las constancias de exportación quedó intacto hasta el 20 de abril de 2015, es decir, que dicho Reglamento previo a su última reforma reconoció la validez de las constancias de exportación para acreditar el retorno al extranjero de las mercancías importadas temporalmente.

Por su parte, las Reglas de Carácter General en materia de Comercio Exterior vigentes desde el ejercicio fiscal de 2000 hasta el actual de 2015 han establecido que las empresas de la industria de autopartes que cuenten con programas de maquila o de importación para producir artículos de exportación (PITEX) o con un programa de Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (IMMEX) podrían considerar como retornadas al extranjero las mercancías importadas temporalmente que correspondan a insumos incorporados en las partes y componentes exportados a Estados Unidos de América o Canadá sin necesidad de tramitar el pedimento de exportación a que alude el referido artículo 112, siempre y cuando realicen el despacho al amparo de las citadas reglas, es decir, que presenten el pedimento de importación temporal y paguen el impuesto general de importación en los términos que las mismas establecen.

No obstante lo anterior, las autoridades aduaneras dentro del ejercicio de sus facultades de comprobación fiscal han exigido a las empresas de la Industria de Autopartes que cuenten con un pedimento de exportación a efecto de poder considerar retornadas al extranjero las mercancías que hubiesen importado temporalmente, al considerar que las constancias de transferencia no tienen valor probatorio alguno para tal efecto.

Así las cosas, en el caso de las empresas de auto partes que continuaron su práctica comercial de utilizar constancias de transferencia para acreditar el retorno de las mercancías importadas temporalmente al amparo de su programa de fomento a la exportación y que fueron revisadas por las autoridades aduaneras se toparon con un grave problema, ya que al no contar con el pedimento de exportación establecido en el artículo 112 de la Ley Aduanera dicha mercancía fue considerada como nacionalizada o importada en definitiva y por ende, les fue determinado un crédito fiscal en materia de Impuesto General de Importación e Impuesto al Valor Agregado, actualizaciones, multas y recargos.

3.- MARCO JURÍDICO APLICABLE.

Primeramente, conviene transcribir el artículo 108 de la Ley Aduanera:

“ARTÍCULO 108 LA. Las maquiladoras y las empresas con programas de exportación autorizados por la Secretaría de Economía, podrán efectuar la importación temporal de mercancías para retornar al extranjero después de haberse destinado a un proceso de elaboración, transformación o reparación, así como las mercancías para retornar en el mismo estado, en los términos del programa autorizado, siempre que cumplan con los requisitos de control que establezca el Servicio de Administración Tributaria mediante reglas.

La importación temporal de las mercancías a que se refiere la fracción I, incisos a), b) y c) de este artículo, se sujetará al pago del impuesto general de importación en los casos previstos en el artículo 63-A de esta Ley y, en su caso, de las cuotas compensatorias aplicables.

Las mercancías importadas temporalmente por las maquiladoras o empresas con programas de exportación autorizados por la Secretaría de Economía, al amparo de sus respectivos programas, podrán permanecer en el territorio nacional por los siguientes plazos. I. Hasta por dieciocho meses, en los siguientes casos:

a) Combustibles, lubricantes y otros materiales que se vayan a consumir durante el proceso productivo de la mercancía de exportación.

b) Materias primas, partes y componentes que se vayan a destinar totalmente a integrar mercancías de exportación.

c) Envases y empaques.

d) Etiquetas y folletos. (…)”

De acuerdo a lo anterior, se desprende que las materias primas, partes y componentes que se vayan a destinar totalmente a integrar mercancías de exportación, que hayan sido importadas temporalmente por empresas que cuenten con un Programa de Exportación autorizado por la Secretaría de Economía (PITEX, IMMEX), podrán permanecer en el país en un plazo de 18 meses.

En concordancia a lo anterior, el artículo 5 del Decreto que establece el Programa de Importación Temporal para Producir Artículos de Exportación (vigente hasta 2006) así como el artículo 4 del Decreto para el fomento de la industria manufacturera, maquiladora y de servicios de exportación vigente, disponen lo siguiente:

“ARTÍCULO 5o. PITEX. El programa dará derecho a sus titulares a importar temporalmente lo siguiente:

I.- Materias primas, partes, componentes, materiales auxiliares, envases, material de empaque, combustibles y lubricantes que se utilicen en el proceso de producción de las mercancías de exportación;

II.- Contenedores y cajas de tráiler;

III.- Herramienta, equipos y accesorios de investigación, de seguridad industrial y productos necesarios para la higiene, asepsia, y para la prevención y control de la contaminación ambiental de la planta productiva, manuales de trabajo y planos industriales, así como equipo de telecomunicación y computo, y

IV. Maquinaria, aparatos, instrumentos y refacciones para el proceso productivo, equipo de laboratorio, de medición y de prueba de sus productos y los requeridos para el control de calidad, para capacitación de su personal, así como equipo para el desarrollo administrativo de la empresa.

Los bienes señalados que se importen temporalmente en términos de este decreto, podrán permanecer en territorio nacional por los plazos establecidos en la Ley Aduanera.”

“ARTÍCULO 4 IMMEX.- Las empresas con Programa podrán efectuar la importación temporal de las siguientes mercancías para llevar a cabo los procesos de operación de manufactura y podrán permanecer en el territorio nacional por los siguientes plazos:

I.- Hasta por dieciocho meses, en los siguientes casos:

a) Combustibles, lubricantes y otros materiales que se vayan a consumir durante el proceso productivo de la mercancía de exportación.

b) Materias primas, partes y componentes que se vayan a destinar totalmente a integrar mercancías de exportación.

c) Envases y empaques.

d) Etiquetas y folletos.

Cuando las mercancías a que se refiere la presente fracción se encuentren comprendidas en el Anexo I BIS del presente Decreto, el plazo de permanencia será hasta por seis meses; tratándose de las comprendidas en el Anexo I TER de este ordenamiento, el citado plazo será hasta por nueve meses, y para las señaladas en los Anexos II y III de este ordenamiento, el plazo de permanencia será hasta por doce meses.

Tratándose de las mercancías a que se refiere esta fracción que se encuentren comprendidas en el Anexo III del presente Decreto, únicamente cuando se destinen a las actividades a que se refiere el artículo 5, fracción III del presente Decreto el plazo de permanencia será de hasta seis meses.

Lo dispuesto en los párrafos precedentes no le será aplicable a las empresas con Programa que cuenten con registro de empresa certificada.

II.- Hasta por dos años, tratándose de contenedores y cajas de tráileres.

III.- Por la vigencia del Programa, en los siguientes casos:

a) Maquinaria, equipo, herramientas, instrumentos, moldes y refacciones destinadas al proceso productivo.

b) Equipos y aparatos para el control de la contaminación; para la investigación o capacitación, de seguridad industrial, de telecomunicación y cómputo, de laboratorio, de medición, de prueba de productos y control de calidad; así como aquéllos que intervengan en el manejo de materiales relacionados directamente con los bienes de exportación y otros vinculados con el proceso productivo.

c) Equipo para el desarrollo administrativo.


No podrán ser importadas al amparo del Programa las mercancías señaladas en el Anexo I del presente Decreto.”

Ahora bien, realizando una interpretación sistemática de las disposiciones legales antes transcritas, tenemos que las empresas que cuenten con un Programa de Exportación autorizado por la Secretaría de Economía, como es el caso del PITEX y del IMMEX, pueden importar temporalmente materias primas, partes, componentes, entre otros, para ser destinados a la elaboración, transformación o reparación, y ser integradas a mercancía de exportación, razón por la cual solamente podrá permanecer en el país por un plazo de 18 meses, es decir, debe ser retornada en los términos de la Ley Aduanera y de las Reglas Generales en materia de Comercio Exterior antes de que fenezca dicho plazo a fin de que pueda gozar de los beneficios con que cuenta tal régimen aduanero, tales como el no pago de los impuestos al comercio exterior.

Por otro lado, y como reconocimiento de que en las operaciones de comercio exterior existen cadenas de producción en las cuales las mercancías nacionales o extranjeras deben ser entregadas o enajenadas a otras empresas que las integren a sus productos para su posterior exportación, la Ley aduanera ha establecido la figura denominada TRANSFERENCIA DE MERCANCÍAS, que se refiere a “las transmisiones exclusivamente de mercancías que importadas temporalmente por maquiladoras y pitex son entregadas a otras empresas y que la ley las considera como retornadas al extranjero, como una excepción al artículo 105 de la misma ley…”2

Cabe mencionar, que de conformidad con las disposiciones legales aplicables, entre ellas, los artículos 108 de la Ley Aduanera, 10 A del Decreto por el que se establece el Programa de Importación Temporal para producir artículos de exportación, 8 del Decreto para el fomento de la industria manufacturera, maquiladora y de servicios de exportación, así como diversas reglas generales en materia de comercio exterior, dicha transferencia se soporta con el documento denominado CONSTANCIA DE TRANSFERENCIA, misma que se ha definido como “el documento que emite el exportador directo a su proveedor que certifica que dicha mercancía será o ha sido exportada.” 3

Ahora bien, para mayor precisión de lo anterior, el artículo 148 del Reglamento de la Ley Aduanera vigente hasta el 19 de junio de 2015 establece lo siguiente:

“Para efectos de lo dispuesto en el artículo 105. de la Ley, las maquiladoras o las empresas con programas de exportación autorizados por la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial, podrán considerar como cumplida la obligación de retorno de las mercancías importadas temporalmente que se transfieran, siempre que dichas personas cuenten con la constancia de exportación y su anexo en el formato oficial que determine la Secretaría, expedida por la maquiladora, empresa con programa de exportación o empresa de comercio exterior que vaya a realizar el retorno de dichas mercancías.”

De lo anterior se colige, que las empresas con programa autorizado por la Secretaría de Economía, como los Programas PITEX, ahora IMMEX, podrán considerar como cumplida la obligación de retorno de las mercancías importadas temporalmente que hayan sido transferidas a otra empresa, siempre y cuando cuenten con la CONSTANCIA DE EXPORTACIÓN o CONSTANCIA DE TRANSFERENCIA en el caso de la Industria de Autopartes, expedida por la empresa adquirente de la mercancía y que va a realizar el retorno de las mismas.

En relación a lo anterior, el artículo 112 de la Ley Aduanera establece:

“Las maquiladoras o las empresas con programas de exportación autorizados por la Secretaría de Economía, podrán transferir las mercancías que hubieran importado temporalmente, a otras maquiladoras o empresas con programas de exportación autorizados por la Secretaría de Economía, que vayan a llevar a cabo los procesos de transformación, elaboración o reparación, o realizar el retorno de dichas mercancías…”

De lo anterior se desprende la facultad con que cuentan las empresas con programa autorizado por la Secretaría de Economía, para “transferir” las mercancías importadas temporalmente a otras empresas con programa autorizado que vayan a llevar a cabo los procesos correspondientes a las mismas, o bien, que vayan a realizar su retorno.

Asimismo, y para efecto de reglamentar lo establecido en el numeral antes transcrito, el artículo 151 del Reglamento de la Ley Aduanera vigente hasta el 19 de junio de 2015 dispone:

“Para efectos de la fracción I del artículo 112. de la Ley, las personas que cuenten con la constancia de exportación y su anexo en la forma oficial aprobada por la Secretaría, expedida por una maquiladora, empresa con programa de exportación o empresas de comercio exterior, podrán considerar retornadas al extranjero las mercancías importadas temporalmente, o exportadas en forma definitiva las de carácter nacional.

Al respecto, el Reglamento de la Ley Aduanera estableció claramente que para cumplir con la obligación de retorno de las mercancías importadas temporalmente, bastará con la CONSTANCIA DE EXPORTACIÓN (Constancia de Transferencia para el caso de la Industria de Autopartes) expedida por la empresa adquirente de las mismas, E INCLUSIVE PARA TENER POR EXPORTADAS EN FORMA DEFINITIVA LAS DE CARÁCTER NACIONAL.

Finalmente, dentro del mismo Reglamento de la Ley Aduanera vigente hasta el 19 de junio de 2015, en su artículo 153, se establecen opciones para tener por retornada la mercancía importada temporalmente:

“Artículo 153 RLA. Para efectos de lo dispuesto en el artículo 112. de la Ley, las maquiladoras o las empresas con programas de exportación autorizados por la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial, podrán considerar como retornadas al extranjero las mercancías que hubieran importado temporalmente, siempre que cuenten con la constancia de exportación a que se refiere el artículo 151 de este Reglamento, “o” bien presenten simultáneamente el pedimento de exportación respectivo, así como el pedimento de importación en el que conste que por las mismas fueron pagados los impuestos mediante depósitos en las cuentas aduaneras a que se refieren los artículos 85. Y 86. La Ley, no siendo necesario para tal efecto la presentación física de las mercancías ante la aduana.”

De lo anterior, se desprende que las empresas con programa autorizado, podrán considerar como retornadas al extranjero las mercancías importadas temporalmente con la constancia respectiva, “O” (disyuntiva) con el pedimento de exportación y pedimento de importación respectivos en el que conste que se pagaron los impuestos correspondientes por las mismas. Es decir, el propio Reglamento es claro al disponer que el retorno al extranjero de mercancía importada temporalmente se acredita con la CONSTANCIA DE EXPORTACIÓN, o en el caso de la Industria de Autopartes con la CONSTANCIA DE TRANSFERENCIA.

En concordancia con lo anterior, el artículo 10-A del Decreto por el que se establecen Programas para la Importación Temporal para Producir Artículos de Exportación (vigente hasta 2006) así como el artículo 8 del Decreto para el fomento de la industria manufacturera, maquiladora y de servicios de exportación vigente, establecen:

“ARTÍCULO 10-A PITEX. “Las empresas que cuenten con programa podrán transferir las mercancías que hubieran importado temporalmente, a otras empresas con programa o a empresas maquiladoras que vayan a llevar a cabo los procesos de transformación, elaboración o reparación, o realizar el retorno de dichas mercancías, difiriendo el pago del impuesto general de importación siempre que cumplan con lo que señale la Secretaría de Hacienda y Crédito Público mediante reglas de carácter general.

Las transferencias o enajenaciones que efectúen empresas de la industria de autopartes con programa a la industria automotriz terminal o manufactureras de vehículos de autotransporte, deberán realizarse en los términos que para tal efecto establezca la Secretaría de Hacienda y Crédito Público mediante reglas de carácter general.”

“ARTÍCULO 8 IMMEX.- Las empresas podrán transferir las mercancías importadas temporalmente al amparo de su Programa, a otras empresas con Programa o a empresas registradas para operar en su Programa, para llevar a cabo procesos de operación de submanufactura de exportación relacionados directa y exclusivamente con los fines precisados en el Programa autorizado, según la modalidad u operación de que se trate, siempre que cumplan con las disposiciones contenidas en el presente Decreto y las Reglas de Carácter General en Materia de Comercio Exterior que establezca el SAT.

Las transferencias o enajenaciones que efectúen empresas de la industria de autopartes con Programa a la industria automotriz terminal o manufacturera de vehículos de autotransporte, podrán realizarse de conformidad con las Reglas de Carácter General en Materia de Comercio Exterior que para tal efecto establezca el SAT.”


Los numerales transcritos permiten la Transferencia de mercancías entre las empresas de la Industria de Autopartes y las pertenecientes a la Industria Automotriz Terminal, transferencias que deberán realizarse de conformidad con las reglas generales en materia de comercio exterior.

Ahora bien, en el caso de las empresas pertenecientes a la Industria de Autopartes que cuentan con un programa PITEX o IMMEX autorizado para maquinaria y equipo, y que producen sus partes y componentes exclusivamente a partir de insumos nacionales (originarios del Tratado del Libre Comercio para América del Norte) les es aplicable la Regla General en materia de Comercio Exterior 3.3.20 (vigente de 2000 a 2006), 3.3.20 (vigente en 2007, 2008 y 2009), 4.3.19 (vigente en 2010), 4.3.17 (vigente en 2011, 2012 y 2013) y 4.3.16 (2014 y 2015).

El último párrafo de la regla 3.3.20 vigente en los ejercicios fiscales de 2000 hasta 2006 establece lo siguiente:

“…Las empresas de la industria de autopartes que cuenten con un programa PITEX para maquinaria y equipo, podrán considerar como exportadas las partes y componentes que se señalen en los Apartados B y C de las constancias de transferencia de mercancías que hayan sido producidas exclusivamente a partir de insumos nacionales, únicamente para efectos del cumplimiento del requisito de exportación que se establece en su programa.”

Por su parte, el último párrafo de las reglas 3.3.20 (vigente en 2007, 2008 y 2009), 4.3.19 (vigente en 2010), 4.3.17 (vigente en 2011, 2012 y 2013) 4.3.16 (2014 y 2015) establece lo siguiente:

“…Las empresas de la industria de autopartes que cuenten con un Programa IMMEX para maquinaria y equipo, podrán considerar como exportadas las partes y componentes que se señalen en los Apartados B y C de las constancias de transferencia de mercancías que hayan sido producidas exclusivamente a partir de insumos nacionales, únicamente para efectos del cumplimiento del requisito de exportación que se establece en su programa.”

4.- CONCLUSIONES

De acuerdo a lo anterior, podemos concluir que las Reglas Misceláneas antes transcritas establecen en forma especial, que las empresas de las Industria de Autopartes que cuenten con un programa PITEX o IMMEX para maquinaria y equipo podrán considerar como exportadas las partes y componentes que se señalen en los Apartados B y C de las constancias de transferencia de mercancías que hayan sido producidas a partir de insumos nacionales, es decir, que sean originarias de países miembros del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Lo anterior para efecto de cumplir con la obligación de exportación o retorno de las mismas establecido en su programa.

Es por ello que resulta improcedente la exigencia del pedimento de exportación establecido en el artículo 112 de la Ley Aduanera, en tratándose de empresas de la Industria de Autopartes con programa de fomento a la exportación para maquinaria y equipo respecto las materias primas y componentes de los Apartados B y C de las constancias de transferencia que hayan sido producidas con insumos nacionales, es decir, originarias de un país del TLCAN.

Es importante mencionar que de conformidad a las disposiciones y razonamientos antes invocados algunos contribuyentes han impugnado mediante el Juicio Contencioso Administrativo Federal diversas resoluciones dictadas por las autoridades aduaneras mediante los cuales fueron determinados cuantiosos créditos fiscales bajo el criterio descrito en el Apartado 2 de este trabajo, en los cuales se han obtenido sentencias favorables para los contribuyentes declarándose la nulidad lisa y llana de dichas resoluciones precisamente porque contrario a lo argüido por la autoridad, las constancias de transferencia constituyen un documento idóneo para demostrar el retorno al extranjero de las materias primas importadas temporalmente al amparo de un programa de fomento a la exportación (PITEX o IMMEX) que correspondan a insumos incorporados en las partes y componentes exportados a Estados Unidos de América o Canadá, sin necesidad de tramitar el pedimento de exportación establecido en el artículo 112 de la Ley Aduanera.

Lo anterior conforme al Criterio de Especialidad, mediante el cual debe prevalecer la norma especial sobre la general, ya que si dentro de las Reglas Generales de Comercio Exterior se regula específicamente a la Industria de Autopartes, son éstas las que deben prevalecer sobre las reglas generales aplicables a todos los contribuyentes.

Lo anterior encuentra sustento en las tesis jurisprudenciales que se transcriben a continuación:

“Época: Novena Época

Registro: 161629

Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito

Tipo de Tesis: Aislada

Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta

Tomo XXXIV, Julio de 2011

Materia(s): Administrativa

Tesis: I.4o.A.769 A

Página: 2014

EMPRESAS DE LA INDUSTRIA DE AUTOPARTES CON PROGRAMAS DE MAQUILA O PITEX. PUEDEN CONSIDERAR COMO RETORNADAS AL EXTRANJERO LAS MERCANCÍAS IMPORTADAS TEMPORALMENTE QUE CORRESPONDAN A INSUMOS INCORPORADOS EN LAS PARTES Y COMPONENTES EXPORTADOS A ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA O CANADÁ, SIN NECESIDAD DE TRAMITAR EL PEDIMENTO DE EXPORTACIÓN A QUE SE REFIERE EL ARTÍCULO 112, PRIMER PÁRRAFO, DE LA LEY ADUANERA, SIEMPRE Y CUANDO REALICEN EL DESPACHO AL AMPARO DE LAS REGLAS GENERALES EN MATERIA DE COMERCIO EXTERIOR QUE ASÍ LO ESTABLEZCAN.

El artículo 112 de la Ley Aduanera, a partir de la entrada en vigor del decreto por el que se reformó su primer párrafo, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 31 de diciembre de 2000, reemplaza el uso de la constancia de exportación emitida por las empresas terminales o manufactureras que reciben las mercancías importadas temporalmente, por un pedimento de exportación a nombre de la empresa que las transfiere, a fin de acreditar el retorno de las mercancías importadas temporalmente; no obstante, el reglamento de dicha ley permite todavía considerar como retornadas al extranjero las mercancías que hubieran importado temporalmente, contando sólo con la constancia de exportación. Aunado a lo anterior, respecto de las empresas de la industria de autopartes, existen diversas normas específicas que les son aplicables y deben prevalecer, como es el caso de las reglas 3.19.16. de la Resolución Miscelánea de Comercio Exterior para 2000, reformada mediante la décimo primera resolución de modificaciones; 3.3.19. de las Reglas Generales en Materia de Comercio Exterior para 2002 y 3.3.18. de las relativas a 2003, publicadas en el Diario Oficial de la Federación el 2 de marzo de 2001, 31 de mayo de 2002 y 17 de abril de 2003, respectivamente, así como de la séptima resolución de modificaciones a la resolución inicialmente mencionada en su anexo 1, difundida en el señalado medio el 17 de noviembre de 2000, de las que se advierte que aquellas que cuenten con programas de maquila o de importación temporal para producir artículos de exportación (Pitex), pueden considerar como retornadas al extranjero las mercancías importadas temporalmente que correspondan a insumos incorporados en las partes y componentes exportados a Estados Unidos de América o Canadá, sin necesidad de tramitar el pedimento de exportación a que alude el referido artículo 112, siempre y cuando realicen el despacho al amparo de las citadas reglas, es decir, presenten el pedimento de importación temporal y paguen el impuesto general de importación en los términos que éstas establecen. Estimar lo contrario dejaría fuera de la realidad empírica y de funcionalidad de las prácticas comerciales el beneficio que el propio Estado -a través de la emisión de reglas generales en materia de comercio exterior- ha implementado para motivar o incentivar la producción nacional, lo cual es una razón para que prevalezcan las razones sustanciales sobre aparentes disposiciones formales aplicadas sin considerar las circunstancias y particularidades en que se ubica una empresa de la indicada industria.

CUARTO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL PRIMER CIRCUITO.

Amparo directo 660/2010. Hitchiner Manufacturing Company de México, S. de R.L. de C.V. 14 de abril de 2011. Unanimidad de votos. Ponente: Jean Claude Tron Petit. Secretaria: Claudia Patricia Peraza Espinoza.”

“Época: Novena Época

Registro: 161683

Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito

Tipo de Tesis: Aislada

Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta

Tomo XXXIV, Julio de 2011

Materia(s): Administrativa

Tesis: I.4o.A.768 A

Página: 1980

COMERCIO EXTERIOR. LAS NORMAS EN LA MATERIA QUE REGULEN UNA INDUSTRIA ESPECÍFICA, DEBEN APLICARSE Y PREVALECER FRENTE A LAS EMITIDAS PARA SITUACIONES GENERALES, EN ATENCIÓN AL CRITERIO DE ESPECIALIDAD.

Conforme al criterio de especialidad, cuando se plantea un conflicto o antinomia entre una norma genérica y otra específica, debe prevalecer ésta. Así, tratándose del comercio exterior, el legislador ha emitido múltiples cuerpos normativos relacionados con las diversas prácticas y situaciones jurídicas que se generan en el ámbito de su aplicación. En estas condiciones, aunque las legislaciones generales -verbigracia: tratados y convenios internacionales, Ley Aduanera, su reglamento y las resoluciones miscelánea fiscal-, regulan distintas situaciones hipotéticas, es indudable que no prevén muchas otras, precisamente por el dinamismo de la materia, la funcionalidad del sistema jurídico, el desarrollo de tecnologías que facilitan los trámites administrativos o por situaciones que requieren la urgencia de ser normadas. Por tanto, si dentro del vasto universo de disposiciones jurídicas expedidas en materia de comercio exterior existen las que regulan una industria específica, que contemplan requerimientos, obligaciones, beneficios y sanciones, son éstas las que deben aplicarse y prevalecer frente a las emitidas para situaciones generales, en atención al mencionado criterio de especialidad, pues buscan promover y coadyuvar al desarrollo nacional, en concordancia con las políticas y directrices contenidas en el artículo 25 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

CUARTO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL PRIMER CIRCUITO.

Amparo directo 660/2010. Hitchiner Manufacturing Company de México, S. de R.L. de C.V. 14 de abril de 2011. Unanimidad de votos. Ponente: Jean Claude Tron Petit. Secretaria: Claudia Patricia Peraza Espinoza.”





I.- NOTA AL PIE:

Socio del Despacho MH Abogados Tributarios y Docente de la Facultad de Derecho de la Universidad de la Salle Bajío, A.C.





II. BIBLIOGRAFÍA

1 "http://mim.promexico.gob.mx/wb/mim/perfil_del_sector_autopartes

2 RONDE PONCE, Andrés; Derecho Aduanero Mexicano, México, D.F., Ediciones Fiscales ISEF, 2000, Tomo 2 Regímenes, contribuciones y procedimientos aduaneros, p. 200.

3 http://wikiaduanas.com/wikipedia/index.php/Constancia_de_Exportaci%C3%B3n

Ley Aduanera

Reglamento de la Ley Aduanera publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 6 de junio de 1996.

Reglamento de la Ley Aduanera publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 20 de abril de 2015.

Decreto que establece el Programa de Importación Temporal para Producir Artículos de Exportación

Decreto para el fomento de la industria manufacturera, maquiladora y de servicios de exportación





La revista Ex Lege es una publicación trimestral, que contendrá interesantes secciones, como las dedicadas a las aportaciones de docentes, alumnos y autores invitados, así como espacios para ponencias, conferencias, entrevistas y noticias.