Apostar por la calidad educativa tiene como un eje principal la formación de las y los docentes; Mtro. Óscar Cisneros mayo 2022
Departamento de Comunicación - Aranzazú Urbina

A la docencia se llega por muchos y particulares caminos, cada uno de ellos aderezados por la vocación, la historia personal y la curiosidad. Hablar de docentes, es hablar de sujetos que han hecho de la docencia un modo de vida particular, para la cual, muchos y muchas se han formado desde su acceso inicial a la educación universitaria; pero también hay que reconocer a todas y todos aquellos que en su itinerario personal y profesional encontraron en la docencia un modo de ser y hacer en el mundo; estas fueron las palabras que compartió el Mtro. Óscar Emmanuel Cisneros, Coordinador de Desarrollo Docente de la Universidad De La Salle Bajío, en el marco del 15 de mayo Día del Docente.

“La docencia entendida como una profesión en sí misma, tiene características y demandas propias para las que debemos prepararnos quienes optamos por ella como camino de participación en la transformación social”, explicó el Mtro. Cisneros.

Añadió que, las y los docentes hacen frente a los avances de la disciplina que enseñan, pero también, lo hacen frente a los de la disciplina pedagógica; aquella que les otorga los referentes teóricos, técnicos y prácticos para el actuar en el aula. Resultando entonces necesario hacer la pregunta: “¿Cuáles son las principales necesidades de formación de una o un docente hoy en día?”

“Es una pregunta compleja que no tiene una única respuesta y siempre quedará incompleta al asumir que la práctica docente, así como la identidad profesional son elementos dinámicos y particulares de cada historia; pero también en cada contexto y fenómenos que se van presentando como por ejemplo, una pandemia”, afirmó el experto.

Asimismo, explicó que, en un brevísimo ejercicio de síntesis se puede recuperar que algunas tendencias que pueden orientar la formación de profesores y profesoras estarán la formación para el acompañamiento y desarrollo de habilidades socioemocionales en el encuentro educativo, la alfabetización digital que promueva una participación más comprehensiva en la era de la información y metodologías de aprendizaje que fomentan la colaboración, la resolución de problemas y el impacto social.

El Mtro. Óscar Cisneros afirmó que, en tiempos recientes ha cobrado relevancia la comprensión de los recursos y herramientas que los sujetos (Alumnos y docentes) tienen, desarrollan o aprenden para poder desarrollarse de mejor forma por lo que propuestas como las de la Educación Emocional son trascendentes en el Siglo XXI donde se ha podido posicionar de manera más efectiva el trabajo y promoción de habilidades socioemocionales integradas en el curriculum. Habilidades que permitan a los estudiantes adaptarse de mejor manera al contexto social y afrontar los retos de la vida cotidiana, superando así, una práctica docente centrada sólo en los contenidos de las asignaturas. Para lograrlo las y los profesores deben trabajar en una doble formación: la que les permita desarrollar sus propias habilidades socioemocionales, además de la formación en herramientas que permitan acompañar a sus alumnos y alumnas a desarrollarlas a partir de la práctica docente cotidiana.

“En segundo término enunciado no por su importancia sino sólo por mera organización, está la alfabetización digital crítica. La crisis pandémica resaltó aún más esta necesidad formativa, dado que nos confinó por un tiempo extendido a hacer la docencia apoyados por medios digitales donde pudimos reconocer que si bien aún en contextos como el nuestro el acceso a la tecnología digital es un problema perene, lo es también su uso comprehensivo de tal manera que nos ayude a interactuar, comunicarnos, además de aprender de manera significativa, autónoma y con posibilidades de participar de manera crítica en la era de la información. De tal manera que la formación docente debe superar el uso e incorporación acrítica de las TIC por un uso reflexionado y reflexivo de las mismas”, expresó.

Además, hizo real énfasis en acompañar el desarrollo socioemocional de las y los maestros, apoyados de manera crítica por los medios digitales; una manera de responder a ello es la formación docente en metodologías de aprendizaje que puedan promover la construcción de aprendizajes a través de experiencias significativas en las y los jóvenes. Para ello han cobrado relevancia metodologías diversas como el Aprendizaje Basado en Proyectos, el Aula Invertida, la Gamificación, el Aprendizaje – Servicio, el Aprendizaje Basado en Problemas o casos, entre muchas otras. Cada una de estas metodologías ofrecen por sí mismas una manera de acompañar al estudiante a construir aprendizajes significativos, de forma contextualizada, y favorecen que las y los alumnos resuelvan problemas reales que ellas y ellos mismos perciben. No obstante, cada profesor y profesora debe tener en cuenta que metodologías de aprendizaje como las mencionadas anteriormente, están siempre sostenidas de fondo por elementos institucionales como lo son reglamentos, facilidades administrativas y de vinculación que poyarán a que su implementación sea exitosa.

A manera de cierre, el Mtro. Cisneros comentó lo siguiente: “conviene pensar que la formación docente exitosa es aquella que parte de dos condiciones sustantivas: las necesidades percibidas y apropiadas por el mismo profesor o profesora, además de aquella que le permite reflexionar sobre la mejora y evolución de su práctica. No cabe duda que apostar por la calidad educativa en cualquier nivel y contexto, tiene como un eje principal la formación de las y los docentes”.

buscar noticias







comparte en redes sociales